Radio Norte

Intensifican fiscalización en plantas de algas pardas en la región de Antofagasta

Tras controles a plantas y comercializadoras de algas pardas se ha detectado 46 toneladas de huiro negro barreteado que no cuentan con acreditación de origen legal (AOL) o infraccionan la veda vigente en la zona en lo que va del año.

Ante el aumento de extracción ilegal de algas pardas en el norte del país, se ha fortalecido el plan de fiscalización en toda la macrozona norte, incluyendo la región de Antofagasta. Es por ello que se ha trabajado tanto en revisión documental como presencial de los distintos eslabones de la cadena de algas, poniendo foco en las plantas de proceso y transformación.

Es así como se han activado diversos controles exitosos en las últimas semanas. El primero fue a 4 plantas de Taltal donde se detectó 3 toneladas de huiro negro seco, en evidente estado de barreteo (equivalente a 10.7 toneladas de la especie en estado natural), donde se cursaron 3 citaciones: dos por el Art. 121 bis de la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) por obstaculizar la labor fiscalizadora, y la tercera por el hallazgo del recurso barreteado y por el no cumplimiento con el ordenamiento adecuado de la planta e informes estadísticos.

El segundo fue un control a dos plantas, también de Taltal. Allí se detectó un total de 43,5 toneladas de alga barreteada seca (equivalente a 157,7 toneladas en su estado natural), por lo que se cursaron 2 citaciones: una por 34,5 ton (125,07 ton en su estado natural) y 9 toneladas (32,63 toneladas en su estado natural). Además se cursarán las respectivas citaciones a 17 recolectores abastecedores de las plantas inspeccionadas.

Al respecto, René Salinas, Director Regional de Sernapesca Antofagasta, comentó sobre el impacto de la extracción de estas algas con chuzos o barretas conocida como “barreteo” y el incumplimiento normativo de la veda en zonas de libre acceso indicando que “el barreteo y extracción ilegal de alga en veda afecta a muchas especies que se cobijan y viven al amparo de estos bosques marinos. De esta forma, hemos aplicado una fiscalización integral basada en riesgo, con foco en agentes de alto riesgo, lo cual ha permitido bajar el blanqueo de alga ilegal y así cursar citaciones, en especial, a plantas picadoras de algas que reciben el recurso”.

Trabajo interinstitucional en macrozona norte para abordar extracción de algas

En el registro pesquero artesanal hay inscritos en total 6.230 recolectores de orilla, algueros o buzos apnea con autorización para sacar en la macrozona norte las algas denominadas “huiros”, extracción que debe ser declarada a Sernapesca en sus sistemas, para así seguir la trazabilidad.

El problema, detectado por Sernapesca, es que hay muchos agentes ilegales, es decir, no inscritos ni autorizados que están efectuando la extracción. Además, en algunas zonas, abusan del “barreteo”, técnica en que se extrae el alga desde sus discos de fijación, apoyado por un elemento metálico, depredando de esta forma las praderas y afectando directamente al ecosistema marino, provocando también una disminución de otros recursos hidrobiológicos que migran por no tener alimento ni refugio.

Además de ello, también se ha observado un incremento en el precio de venta de las algas. Si en 2018, el kilo de alga, en este caso el huiro negro, se comercializaba a $304 promedio, en 2022 esta cifra casi se quintuplicó, llegando hasta los $1500 por kilo.

Mucha de esa extracción ilegal se vende a plantas clandestinas o no formalizadas. Otro porcentaje va a plantas inscritas donde Sernapesca ha detectado también sobreproducciones, que se traduce en abultar las cantidades que ingresan a producción a partir de un abastecimiento de materia prima obtenida de manera legal, generando que el alga ilegal sea incorporada a esta superproducción aún cuando no tenga la acreditación de origen legal correspondiente, con lo cual realizan el “blanqueo” o legalización documental de dicho recurso ilegal.

Fernando Naranjo, Director Nacional (s) de Sernapesca, relató que crearon un Programa Especial de Fiscalización denominado “Combate a la pesca ilegal en la cadena de valor de algas pardas” impulsado por la Subdirección de Pesquerías: “Se decidió implementar un comité macrozonal de algas pardas zona norte con alcance a las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo, con el propósito de contribuir a la fiscalización regional desde una perspectiva macrozonal”, sostuvo.

La base del trabajo es la colaboración entre las partes, entregando el conocimiento técnico y experiencia, teniendo como motivación la sustentabilidad de las algas pardas. Pero conscientes de que este problema no lo puede resolver solo Sernapesca, se fortaleció el trabajo conjunto con otras instituciones que participan de la red SUSTENTA, tales como: Carabineros, Armada, Ministerio de Salud, Servicio de Impuestos Internos, Aduanas y PDI.

En la región de Antofagasta en 2021 se realizaron 1022 acciones de control de algas pardas, mientras que este 2022 ya se superó dicha cifra alcanzando las 1384 acciones de control. Durante el año pasado se incautaron 86,9 toneladas de huiro negro y 14 toneladas de huiro palo, mientras que en lo que va del año 2022 se han incautado 140,4 toneladas de Huiro negro y 1,1 toneladas de huiro palo (cifras equivalentes a los recursos secos).

Las sentencias de las causas judiciales son procesos largos de tramitar en Tribunales, por lo que aún no es posible entregar datos relevadores. No obstante, las multas y penas están asociadas a la normativa vigente que establece cuotas de extracción y vedas para los recursos huiro palo, huiro negro y huiro flotador la que varía por regiones. No obstante el servicio busca la sanción tipificada en el art. 139 ter. de la Ley General de Pesca y Acuicultura que sanciona con presidio y multa a quien elabore, transporte, almacene o procese recursos o productos sin origen legal.

Entre los principales desafíos de trabajo para el próximo año, Sernapesca declara un énfasis en la labor de prevención y disuasión. “En este sentido este año está en desarrollo por parte de un equipo definido de la Macrozona, de un informe técnico en un ámbito metodológico y que permita en 2023 contar con una Resolución que dé sustento y respaldo a la labor de control del stock de las plantas”, señaló Pablo Ortiz, subdirector de Pesquerías.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *